Avances:

  • Se ha fortalecido  los niveles de participación y organización de las comunidades.
  • Los actores conocen sus  DDHH, sus mecanismos de protección y mecanismos alternativos de solución de conflictos y desarrollan acciones de exigibilidad.
  • Las comunidades identifican y construyen participativamente sus proyectos de vida comunitaria.
  • Se han fortalecido las posibilidades de incidencia en el establecimiento de políticas públicas locales y regionales.
  • Se ha aportado al establecimiento de garantías de no repetición a partir de la recuperación de la memoria histórica.
  • Se fortalecio los niveles de confianza en las comunidades.
  • Se  ha promovido una cultura de respeto a la vida y la dignidad de las personas.
  • Se fortalecio la autonomía de las comunidades se constituye en posibilidad de blindaje frente a posibles incursiones de grupos armados ilegales.